terça-feira, 15 de janeiro de 2008

UN OBISPO


El OBISPO levantó el brazo,

quemó en la plaza los libros

en nombre de su Diós pequeño

haciendo humo las viejas hojas

gastadas por el tempo oscuro.


Y el humo no vuelve del cielo.



De PABLO NERUDA



Um comentário:

moitacarrasco disse...

Já vi... Já vi que são escolhidos a dedo...
Outro, dos maiores.
(Y el humo no vuelve del cielo!...)